Tratamiento antiarrugas

 

Tratamiento antiarrugas

 


Comparte en tu red social favorita:

 

 

La vida y su curso natural siempre tienen efectos en nuestra piel, que en ocasiones, se pueden corregir (si le dedicamos cierto tiempo y esfuerzo) de forma natural. 

Pero, primero que nada, es importante saber de qué estamos hablando... En el rostro existen 3 tipos de arrugas principales:

-  De expresión: Aparecen sobre la nariz, en la frente, en los ojos y en el labio superior.

-  Gravitacionales: Están delante de las orejas o a los laterales del mentón y el cuello.

-  Nasogenianos: Son esas depresiones que recorren los lados de la nariz hasta la boca.

Una vez dicho esto, pasemos a la las soluciones: Hay numerosas recetas caseras para preparar cremas y ungüentos antiarrugas, un ejemplo a base de aloe y pepino es el siguiente:

En una licuadora, mezcla 100 gramos de pepino y 100 gramos de aloe. Añade agua destilada poco a poco hasta que quede una mezcla homogénea y sin grumos.

Otra mascarilla rejuvenecedora es la de pulpa de manzana con una cucharada de miel, aplícala sobre tu rostro y cuello una vez a la semana durante 30 minutos y verás cómo esas líneas se van desdibujando.

Aunque estos tratamientos son temporalmente útiles, hasta ahora, el único método eficaz y radical es la cirugía, pero, antes en entrar al quirófano, quizá nos debamos plantear esta frase de la gran pensadora Simone de Beauvoir: “Las arrugas de la piel son ese algo indescriptible que procede del alma”.