Todo está en los ojos

 

Todo está en los ojos

 


Comparte en tu red social favorita:

 

 

El propósito del maquillaje es hacer relucir tu belleza real, por lo que dar contraste y notoriedad a las facciones y bondades naturales de tu rostro resulta elemental. Los ojos son un elemento a los que debes prestar atención especial, ya que son denominados “el espejo del alma” y son, casualmente, uno de los mayores atractivos en una mujer.
Mucho dependerá del tamaño y tipo de ojos que tenemos, así que ubica qué tipo de forma tienen tus ojos para saber cómo maquillarlos y deslumbrar a quien te vea.


Ojos pequeños
En los ojos pequeños es conveniente realizar un delineado pegado al párpado y en forma de “v”, esto les brindará un mayor tamaño. Las sombras deben ser de color claro (hueso, perla, verde) para dar un contraste con tu tono de piel, que los hará verse más grandes y notorios. Las pestañas deben de tener un color claro o incluso puedes utilizar gel transparente.


Ojos grandes
Los ojos grandes requieres estilizado y profundidad. Los colores oscuros y tenues son ideales para este tipo de ojos tanto en el delineado, como en las sombras y rímel. Es necesario que le das una gran longitud a las pestañas, con esto lucirás como estrella. El delineado puede ser un poco más grueso y de manera interior o exterior. No exageres con el negro, prueba otros colores.


Ojos rasgados
Los ojos rasgados no deben tener delineados exagerados. Traza una línea pegada al párpado superior y haz una pequeña curva hacia abajo al llegar a los extremos, esto les dará una apariencia redonda y abierta. Los tonos dorados y mate van de acuerdo con este tipo de ojos, en los que los párpados obtienen toda la atención. De igual manera, utiliza un rímel de gel y enchina muy bien tus pestañas.